El flúor en el agua

El agua procedente del subsuelo representa el 0,6% del agua disponible.  Sin embargo supone el principal suministro de agua para consumo humano.

Junto con el arsénico y el nitrato, el ión fluoruro (F–) constituye uno de los principales contaminantes inorgánicos y su procedencia es fundamentalmente de origen geogénico.

El fluoruro en el agua se debe fundamentalmente a la disolución parcial de minerales que contienen este ión, presentes en las rocas del subsuelo en contacto con el agua. Elevadas concentraciones de fluoruro son frecuentes en zonas áridas donde el flujo del agua es menor y, en consecuencia, el tiempo de contacto entre el agua y las rocas es más elevado.

El fluoruro llega a nuestro organismo con la ingesta de agua y alimentos, incluso por medicamentos y cosméticos.

Tradicionalmente se ha propuesto que en concentraciones en agua inferior a 1,0 mg F/l, la presencia de fluoruro en agua para consumo resulta beneficiosa, especialmente en etapas de crecimiento, para la calcificación del esmalte dental, aunque esta es una cuestión también controvertida hoy en día.

La Organización Mundial de la Salud y la mayor parte de países en el mundo desaconsejan el consumo de agua cuando la concentración supera 1,5 mg F/l, aunque son muchos los países que superan dicho límite.

Se ha propuesto una gran diversidad de metodologías para eliminar este anión; no obstante, los métodos preferidos, en términos de facilidad de operación y coste asociado, son los basados en adsorción como en el caso de HINDROP.

El flúor en el mundo

La presencia de flúor en las aguas destinadas al consumo humano está limitada en la mayor parte de los países del mundo en 1,5 mg/L según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

La presencia de flúor en el agua está extendida mundialmente, con algunas zonas geográficas donde su toxicidad supone un problema sanitario de primer orden.

La ingesta continuada de agua (bebida y en la preparación de alimentos) produce fluorosis dental, y cuando la exposición es severa, fluorosis esquelética que compromete la movilidad y la capacidad sensorial del sistema nervioso.  Estas enfermedades son el  motivo por el que está desaconsejado el consumo de agua con más 1,5 mg F/L.

La última información muestra que la fluorosis es endémica en por lo menos 25 países del globo.

El número total de  personas afectadas a escala mundial no es conocido con precisión, pero una estimación conservadora la sitúa por encima de los 400 millones de personas.

Porcentaje de población afectada por el flúor en cada continente

11.1
AMÉRICA
16.6
EUROPA
22.6
ÁFRICA
8.6
ASIA
Efectos del flúor sobre la población

El flúor tiene 2 afecciones graves sobre las poblaciones que lo padecen: la fluorosis dental y la fluorosis esquelética. Pero además de estos problemas de salud, el flúor puede tener otros problemas asociados que afectan a la calidad de vida de muchísimas personas en el planeta.

Fluorosis dental

fluorosis-dentalLa fluorosis dental es un defecto en la formación del esmalte, es decir, la capa dura externa que cubre la corona del diente.

El flúor aportado en concentraciones por encima de 1,5 mg/L de forma prolongada y especialmente en las etapas de formación de los dientes (desde la gestación hasta los 8 años de edad) afecta a las piezas provocando las consecuencias de la fluorosis dental.

Durante el período de formación del diente, el ameloblasto o célula formadora del esmalte produce una matriz proteica que luego se calcifica y es lo que conocemos como esmalte.  Una vez cumplida esta función el ameloblasto degenera y desaparece.

La gravedad dependerá de la concentración de flúor ingerida y de la duración de la exposición a la dosis tóxica; así pueden aparecer desde manchas opacas blanquecinas distribuidas irregularmente sobre la superficie de los dientes en el caso de concentraciones bajas, hasta manchas de color marrón acompañadas de anomalías del esmalte en forma de estrías transversales, fisuras o pérdidas del esmalte similares a las causadas por abrasión y debidas a fragilidad del esmalte en la exposición a mayores concentraciones.

En las formas más severas de fluorosis dental, el diente erupciona totalmente blanco como tiza, pero su aspecto puede variar con el tiempo. Este esmalte, muy débil debido a la hipomineralización, puede romperse con las fuerzas masticatorias y se expone un esmalte subyacente más poroso, con tendencia a teñirse, apareciendo las manchas marrones difusas.

De menor a mayor gravedad, los cambios que podemos apreciar en los dientes pueden ser:

  • Finas líneas blancas opacas
  • Esmalte completamente blanco con aspecto de tiza
  • Lesiones de color marrón difusas
  • Pérdida de la superficie del esmalte

Fluorosis esquelética

afectados-fluorLa fluorosis esquelética es una afección ósea que resulta de la acumulación excesiva de flúor en los huesos, lo que provoca cambios en la estructura de los huesos, haciéndolos extremadamente amorfos, frágiles y quebradizos.

Las primeras etapas de la fluorosis esquelética están caracterizadas por un aumento de la masa ósea que se puede detectar con rayos X.  Si se siguen ingiriendo grandes cantidades de fluoruros durante varios años, los cambios en el esqueleto provocan gran rigidez y dolor en las articulaciones.

La forma más aguda de fluorosis esquelética se denomina «fluorosis invalidante» cuyos síntomas son la calcificación de los ligamentos, inmovilidad, pérdida de masa muscular y problemas neurológicos debidos a la compresión de la médula espinal, fragilización de los huesos y daño neurológico.

Otras afecciones para la salud

Estudios científicos han demostrado que la mayor parte de las enfermedades renales tienen una gran vinculación con la toxicidad del fluoruro.  En altas dosis de fluoruro y la exposición a corto plazo puede afectar a la función renal.

Varios grupos de investigación tienen también muestras de que el fluoruro puede interferir con la función de la glándula pineal, así como del cerebro.

La población expuesta a aguas con una alta concentración de fluoruro tiene una mayor propensión a ser diagnosticadas con cáncer de vejiga, osteoporosis, artritis, huesos frágiles, infertilidad, daño cerebral, síndrome de Alzheimer y el trastorno de la tiroides.

Más información

Contacte con nosotros y le explicaremos cómo podemos ayudarle