Hasta ahora se conocen varios métodos para la defluoración de agua, siendo los más extendidos los indicados a continuación:

  • Sistemas de intercambio iónico
  • Precipitación con hierro
  • Alúmina activada
  • Lodos de alumbre
  • Ósmosis inversa
  • Electro coagulación

Muchos de estos métodos no pueden emplearse a gran escala debido a varios factores desfavorables tales como el alto costo de inversión y posterior operación y mantenimiento, generación de subproductos tóxicos (contaminación), uso de energía no siempre disponible, complejidad del tratamiento que requiere de un know how inalcanzable en países con un bajo desarrollo social y económico.

Coagulación

Los métodos por coagulación son eficaces pero en la práctica la reducción de la concentración de fluoruro no siempre se alcanza hasta el nivel deseado y los resultados están muy limitados por las condiciones del agua a tratar.

Membranas

Son tratamientos caros por inversión y operación.  Las membranas suelen ensuciarse con facilidad afectando a su rendimiento.  Además resulta indispensable disponer de energía y la intervención de personal cualificado para el manejo de las instalaciones.

Electroquímica

No son técnicas populares debido al alto costo durante la instalación y por mantenimiento.

Nalgonda

En algunos países africanos (Kenya, Senegal y Tanzania) está muy extendida esta técnica pero resulta poco fiable y lo peor es que el agua tratada tiene una alta concentración de aluminio residual (2-7 mg/L, superando con creces el límite de 0,2 mg/L establecido por la OMS)

Resumen de los condicionantes de las tecnologías para eliminación de flúor en el agua de consumo humano:

Más información

Contacte con nosotros y le explicaremos cómo podemos ayudarle