Calidad del agua

Estados de México afectados por flúor o arsénico presentes en el agua

Más de 14 estados de la República de México manifiestan elevadas concentraciones de Fluoruro y Arsénico en aguas.

Más de 14 estados de la República de México presentan problemas por contaminación del agua por elevadas concentraciones de flúor y arsénico en sus aguas. El flúor causa fluorosis esquelética y fluorosis dental, y cáncer en el caso del arsénico. Varios investigadores han afirmado que el problema se debe a que el agua que se extrae de los pozos está recogida a mucha profundidad, factor que favorece la aparición de estos contaminantes en el agua ya que se encuentran presentes en la tierra. La extracción del agua se realiza a profundidades de 250 o hasta incluso 500 metros de profundidad, donde estos elementos se encuentran en la Tierra de forma natural, por lo que es inevitable que el agua extraída llegue cargada de estos metales pesados.

Más del 75% del agua potable en México es extraída de estos pozos, donde llegan a presentarse concentraciones de flúor superiores a 1,5 miligramos por litro (Norma estipulada por la OMS), lo más común son concentraciones de 2,5 a 4 miligramos por litro, aunque existen algunos pozos donde las concentraciones llegan hasta los 14 miligramos por litro. El gran problema es que esta agua no es tratada para eliminar estos contaminantes, sino que se suministra en estas condiciones a la población.

En México se pueden encontrar concentraciones de fluoruro por encima del límite en los siguientes Estados:

  • Aguascalientes
  • Baja California y Baja California Sur
  • Chihuahua
  • Coahulia de Zaragoza
  • Durango
  • Guanajuato
  • Hidalgo
  • Jalisco
  • Michoacán de Ocampo
  • San Luis Potosí
  • Sinaloa
  • Sonora
  • Zacatecas

Como se puede observar, son más de 14 estados los que se encuentran afectados por las grandes concentraciones de flúor y arsénico presentes en el agua de consumo, se estima que alrededor de 10 millones de personas están afectadas por estas enfermedades causadas por los altos niveles de flúor y arsénico presentes en el agua. La escasez de agua superficial ha obligado a realizar extracciones de agua subterránea, la cual, no puede ser utilizada para consumo humano ni aunque se hierva, ya que puede causar fluorosis dental y descalcificación de los huesos entre otras enfermedades, además de cáncer y enfermedades cutáneas en el caso del arsénico. La extracción del agua subterránea acentúa la fragmentación de roca y con ello la liberación de elementos químicos y metales pesados.

En estos diferentes estados es común encontrar personas con los dientes amarillos o negros, esto se debe a la ingestión de agua con concentraciones de flúor superiores a las estimadas por la OMS (1,5 mg F/L), la cual provoca que desde el vientre materno los dientes comiencen a formarse con presencia de fluorosis dental, lo que además provoca que sean menos fuertes. En el caso del flúor presente en la pasta de dientes, no es dañina ya que no se ingiere la pasta, simplemente se usa para limpiar los dientes.

Siempre destacamos que estos problemas afectan principalmente a los niños, quienes se encuentran en etapas de formación o desarrollo de los dientes y los huesos, estas enfermedades afectan incluso cuando los niños se encuentran en el vientre materno, por lo que las madres deben tener mucho cuidado con el agua que consumen y asegurarse de que esta haya recibido un tratamiento para eliminar el fluoruro presente. Para ello siempre recomendamos utilizar apurificadores de agua certificados con capacidad para eliminar flúor y arsénico.

Related Posts